27/3/14

A la libertad

Soneto autógrafo, dedicado a la revista Aleph, 1979. Agradezco la gentileza de 
Carlos-Enrique Ruiz, quien me ha enviado esta imagen.


Párese el río y cesen sus rumores;
no dé el rosal su rosa conversada;
no hable la bandera sus colores;
quédese la estación estacionada.

Muera el árbol; no se alcen los alcores,
y el sabio ruiseñor no diga nada;
la luz no rectifique sus fulgores;
desembárquese el agua ya embarcada.

El sol suspenda su divina serie;
endurézcase el viento y no lo diga,
y el dulce cielo deje la intemperie.

No hable la voz sus altas soledades,
que la patria dejó de ser amiga,
¡y están sin libertad sus libertades!


Nota bene: este soneto fue escrito en 1948, en plena época de La Violencia. Ha sido incluído en la antología realizada por Isaías Peña Gutiérrez bajo el título La Obreríada (La Habana, 1978). Cobró nueva actualidad, para el poeta y para toda Colombia, en 1979, cuando el gobierno de Julio César Turbay Ayala puso a medio país en la cárcel y sometió a miles de personas (incluído el poeta) a toda clase de humillaciones, vejaciones y torturas, en busca desesperada de las armas sustraídas del Cantón Norte por la guerrilla del M-19.


 

2 comentarios:

NTC dijo...

Qué maravilla y belleza. Gracias millones para todos!
Amigos, NTC … Nos Topamos Con … http://ntcblog.blogspot.com/ , ntcgra@gmail.com

Carlos Vidales dijo...

Gracias mil y muchos abrazos.